fbpx

Prueba del 2016 Chevrolet Camaro 2LT

Prueba del 2016 Chevrolet Camaro 2LThttps://www.cochesusa.com/wp-content/uploads/2016/05/2016-camaro-bh-8_653.jpg

¿Qué tipo de coche es?

El Camaro es el pony car de Chevrolet – un 2 + 2 de alto rendimiento, un coupé con intención de ofrecer la velocidad y el estilo para el comprador que no quiere invertir tanto dinero o no llega a comprar un Corvette (o simplemente necesita que sea +2, es decir con plazas traseras).

El 2016 Camaro parte desde cero, contando con una plataforma más compacta y con una nueva línea de vías.

Nuestro vehículo de prueba fue un cupé 2LT equipado con el nuevo dos litros, de inyección directa turboalimentado de cuatro cilindros. Es bueno para sus 275CV y ​​295lb-pie de par.

Este nuevo motor de base llevaba una caja de cambios automática de ocho velocidades en nuestra unidad de pruebas, pero una manual de seis velocidades es la estándar.

Las cifras de gasto de combustible de este Chevy son de 10,6l./100kms.  en ciudad, 7,5 en autopista y 9,4 combinado. Nada horrible.

El nuevo Camaro monta en la plataforma Alpha de GM – la misma que la del Cadillac ATS. Como resultado, es más pequeño y más ligero que el coche al que sustituye (y es perceptible).

Nuestro vehículo de prueba se pasa  un poco más de 1.510kgs. Para que os podaís hacer una idea es más o menos lo mismo que el biplaza, más-estrecho,  Nissan 370Z.

A diferencia de la SS, el Camaro base no puede estar equipado con suspensión adaptativa MagneRide del acabado más alto. Seguirá disfrutando de brazos McPherson en la delantera y una configuración multibrazo en la parte trasera, pero sin ajuste, manual ni automático.

Por supuesto, es imposible hablar sobre el nuevo Camaro sin hablar también el nuevo Mustang.

Mientras que Ford y Chevrolet han adoptado enfoques similares en sus alineaciones del motor, tienen filosofías opuestas cuando se trata de hacer frente a los modelos de entrada de sus respectivos pny cars. Ford coloca su V6 como el motor de base, con el turbo de 2.3 litros en medio y el V8 como cabeza de la gama.

Chevy voltea los modelos V6 turbo y, ofrece una progresión 4-6-8 en lo que a cuentas de cilindros se refieres que tal vez tiene más sentido, independientemente de sus implicaciones reales del mundo real.

El enfoque de Ford se realizó con la creencia de que los entusiastas verían el motor EcoBoost turbo como una plataforma de puesta a punto, y por lo tanto les gustaría ser capaz de solicitar el coche con opciones tales como grandes frenos, asientos Recaro, los neumáticos de verano de gran agarre y una suspensión orientada al rendimiento más que al confort.

Chevy, por el contrario, piensa que es de cuatro cilindros es ideal para el cliente que esencialmente quiere ser dueño de un coupé Americano de aspecto moderno, pero no necesariamente quiere pagar extra para todos los elementos “go-fast” (para ir rápido) – de la misma manera que Ford ha posicionado su V6. Así en estas versiones no encontrará los neumáticos de verano de gran agarre ni los asientos Recaro.

Dicho todo esto, es posible equipar un Camaro de manera similar a un Mustang cuando se trata de rendimiento, y por un precio casi idéntico. Basta con añadir al sistema de refrigeración de alta resistencia y los frenos del Camaro.

El precio de $ 485 de nuestro siguiente desglose es engañoso, ya que la actualización de frenos requiere una actualización de la rueda, lo que significa también un gasto de $ 1,000 en llantas de 20 ” como accesorios u optar por el paquete de $ 1.950 RS.

Recuerde, sin embargo: el Camaro es casi 91kgs. más ligero.

¿Qué tiene en su contra?

El Camaro está destinado a competir directamente con el Ford Mustang, y punto. La siguiente alternativa lógica es el Dodge Challenger. Con 1.737kgs, un Challenger SXT no es ninguna pluma. Quizás destaca por su aspecto atrevido y ser más espacioso, pero no esperes que sea capaz de dar vueltas con sus amigos sin perder el aliento.

Desde una perspectiva menos centrada, otros competidores podrían ser el Scion FR-S, Subaru BRZ y el Hyundai Genesis Coupe. Sólo el Génesis podría tener una oportunidad de adaptarse al ritmo, pero si estás buscando algo por $ 30.000, no hay más opciones.

¿Cómo se le ve?

Si has visto un Camaro …

Puede sonar duro, pero sinceramente, el rediseño del nuevo Camaro podría ser descrito generosamente como evolutivo más que revolucionario. Habría que ponerlos uno junto al otro para que el comprador  medio detectara los nuevos faros, la trasera más esculpida y la disminución general del tamaño.

¿Y el interior?

Aquí es donde las cosas se ponen interesantes. El interior del viejo Camaro fue a menudo criticado por su enfoque retro-kitsch al que también parecía haber dado poca importancia a la ergonomía, el confort y la calidad general.

El nuevo interior? Una historia diferente. Todavía hay algunos toques torpes (y, a veces inteligentes), tales como los controles de temperatura del aire acondicionado situados en la parte frontal de las salidas de aire centrales, pero, en general, el diseño es más moderno y cohesionado.

Tenemos algunas quejas. El volante es … Hmm. “Feo” hablando en pocas palabras. Tampoco somos grandes fans de la enorme franja negra que va desde la rueda hasta el final a la rejilla de ventilación del lado del pasajero. Se interrumpe en cierta medida por la pantalla táctil de audio, pero aún así es sólo un montón de espacio vacío.

A pesar de que cuenta con calefacción y ventilación, los asientos delanteros no son realmente nada del otro mundo. De apoyo adecuada, pero no particularmente agresivo. Chevy obtiene puntos aquí por la calidad del cuero, sin embargo, posiblemente es superado por sus competidores.

Si estas esperando que la viabilidad aumente referente al anterior Camaro, no estás de suerte, diríamos que es incluso algo peor. Aunque la habitabilidad se mantiene.

¿Como va el motor?

El 2.0T puede hacer 0-60 mph (Casi 100kms/h) en 5,4 segundos y correr el cuarto de milla en 14. El primero es un testimonio de la calidad de la caja de ocho velocidades automática de GM, ágil y que responde muy bien a nuestra solicitud desde las levas montadas en el volante o al propio selector de marchas; la segunda es debido al tamaño del Camaro. Este puede ser más pequeño y más ligero que el coche que sustituye (y más pequeño y más ligero que otros coches de su estilo y potencia), aunque esto no parece influir tanto como el primer punto en la respuesta del Camaro.

Si bien no es el SS, este 2.0T va muy bien. Ocho marchas dan mucho que negociar, pero la transmisión resuelve por sí bastante bien tanto en situaciones de tráfico como en carretera. El motor en sí no es particularmente carismático, ofrece una especie de gemido mecánico en lugar de la típica vocalización gutural de los motores más grandes V6 y V8. Chevy ofrece una opción de escape de alto rendimiento, pero si es sólo una versión que aumenta el sonido, no merecerá la pena.

Quizás lo que más echamos de menos es un ruido contundente o que deje claro la naturaleza de un muscle car.

No obstante, en general acabamos contentos con la unidad probada del Camaro. El viaje se hace agradable y sin sobresaltos, aunque las llantas de 20 “en nuestro modelo de prueba tendían a sonar sobre las imperfecciones del camino.  Parte de esta vibraciones se transmitieron a través de nuestros traseros (especialmente cuando nos encontramos los típicos badenes para evitar la velocidad en la vía),  aunque no fue dolorosamente intrusivo, y ciertamente no es peor que la que puedes experimentar en un montón de otros coupés deportivos.

Cuando los caminos se volvieron revirados, encontramos bastante buena la conducción del Camaro con una dirección comunicativa, directa y sensible.

Mientras que el 2.0T puede no ser tan mágico como la SS, los ingenieros de GM han encontrado un excelente equilibrio de los amortiguadores. Honestamente, no cambiaría nada.

Balance final de Leftlane

El Camaro turbo no es el mejor Camaro, pero ofrece un nivel respetable de rendimiento para un coche que no cuentan con una configuración óptima de su plataforma. El SS es en donde lo encontrará, pero el 2.0T es un buen motor para elegir, aunque si quieres un motor que inspiré más y mayores prestaciones ir a por el V8.

El precio base del 2016 Chevrolet Camaro 2LT Coupe  es de 29.800$. El que probamos en Leftlane ascendía a 38,520$.
Incluida paquete de iluminación y confort, $ 2,800;  paquete RS, $ 1950; 8-velocidad automática, $ 1,495; paquete de adrenalina Interior rojo Accent, $ 500; Sistema de audio de 8 “Chevrolet MyLink , $ 495; Heavy-Duty de refrigeración y el paquete de frenos, $ 485; Trasnporte, $ 995

2016-Chevrolet-Camaro-Interior

Fuente: leftlanenews

No hay comentarios.

DEJANOS TU COMENTARIO

Borrar todos los campos